El Zaragoza, con un pie en segunda