Cientos de aficionados hacen cola para comprar una entrada para el derbi de San Mamés