El Espanyol se lleva un premio excesivo de Anoeta