Las vacaciones no pasan factura a los jugadores blancos