El último 4-0 imprime un aroma de venganza en el Real Madrid