Khedira cayó en la trampa