La seguridad del Madrid intentó expulsar a un seguidor que quiso llevarse un balón