Cristiano Ronaldo, el perfil de un 'crack'