La reventa para la final de la Copa del Rey alcanza los 400 euros