Sergio Ramos, el tapaagujeros