Benitez podría revolucionar el juego del Madrid