Rafa Benítez, un políglota que podría quitarle el trabajo al traductor australiano