Benítez se estrena en el banquillo del Madrid dejando claro que su método es la libreta