La musica provocó un extraño descontrol en la gala de la FIFA del Mundial de Clubes