Los pistoleros del Real Madrid, con la pólvora mojada en el partido ante la Roma