No fue noche rojiblanca, una vez más