El niño sirio fue el invitado de honor en el Santiago Bernabéu frente al Granada