Casillas y Ramos, rebelados contra Mou