¿El heredero de Ferguson?