Mourinho, ¿'espía' contra el Barça?