Repasamos el año bipolar de Mourinho