Mourinho, arropado por el vestuario