Mourinho, el único que no sonríe en el Madrid