Mourinho, y sus 100 partidos de blanco