¿Funciona la mano dura de Mourinho?