El madridismo estalló en Cibeles tras ganar La Décima Copa de Europa