Así fue el surrealista lío y la persecución entre la policía y James