Un jugador como una catedral