Los errores del Real Madrid en Vigo acabaron con las opciones de ganar la Liga