La dupla goleadora Benzema-Cristiano se queda coja