La delgada línea blanca del Real Madrid