El culebrón de Sergio Ramos y el Real Madrid podría estar llegando a su fin