La crisis goleadora de Cristiano Ronaldo: ¡494 minutos sin marcar!