La bota de oro, un consuelo para CR7