Riazor, uno de los estadios españoles con antídoto para Cristiano Ronaldo