Florentino ve en Cristiano Ronaldo la pieza angular de su nuevo proyecto