Cristiano Ronaldo rompe sus maleficios