CR7, el dios blanco