Cristiano, al mal tiempo... mala cara