Cristiano, de la ‘tristeza’ a la renovación