Cristiano terminó desesperado y cabizbajo tras no marcar ante el Deportivo