Cristiano terminó cabizbajo y abatido frente al Málaga