Cristiano, solo ante el peligro en Balaídos