Cristiano: entre reservarse para la Champions o arriesgar por la Bota de Oro