Cristiano, ¿se queda o se va?