Cristiano abandona enfurecido San Mamés mientras el Madrid celebraba la victoria