Cristiano no ha dejado de deteriorar su imagen desde el Balón de Oro