Cristiano Ronaldo sabe que la ausencia de títulos le aleja de conseguir otro Balón de oro