El CR7 risueño de los entrenamientos no es el mismo que el rabiado de los partidos