Bale y Cristiano, carpetazo y todo zanjado